Firma electrónica biométrica in situ con nuestra solución BraitSigner desarrollada para OpenText Extended ECM Platform

En un mundo en el que la tecnología avanza rápidamente, la firma electrónica está sustituyendo al formato papel y se está incorporando cada vez más a los procesos de negocio de todo tipo de empresas.

Existen distintos de tipos de firma:

  • Remota: para aquellos escenarios donde no se está físicamente junto al firmante.
  • Biométrica: cuando se quiere disponer de una firma avanzada que pueda ser cotejada por un calígrafo.
  • Certificada: mediante certificados personales o tarjetas de identificación.

En el caso de este artículo, nos vamos a centrar en la biométrica que cubre el escenario en el que estamos físicamente con el firmante y podemos interactuar con él, como por ejemplo, firma de un contrato de trabajo, entrega de mercancía, etc.

Este proceso de firma permite firmar cualquier tipo de documento electrónico, verificando la identidad como firmante mediante la captura de tus datos biométricos provenientes de la firma caligráfica.

En el caso de BraitSigner, realizamos la firma mediante una tablet certificada y un lápiz digital que captura un número de evidencias suficiente como para que un calígrafo profesional de fe que la persona firmante era quien decía ser.

Algunos de estos parámetros o evidencias que recogemos son:

  • Ubicación mediante señal GPS del acto de la firma.
  • Presión del trazo, así como su longitud o velocidad.
  • Posición del lápiz.

¿Cómo funciona nuestra solución de firma biométrica?

Se trata de una solución totalmente integrada con la interfaz de Content Server de OpenText que nos permite, sin necesidad de que el usuario cambio de pantalla, que acceda a sistemas externos o descargue ningún software, envíe para firmar un documento para su firma biométrica.

El usuario solo debe seleccionar el documento a firmar e indicar al sistema qué tablet va a utilizar para realizar la firma, nada más, todo desde la Smart View de Content Server.

El sistema en fondo, sin necesidad de ninguna acción más por parte del usuario, envía el documento para firmar a la Tablet seleccionada donde es mostrado al firmante para que pueda leerlo e interactuar con él.

Al ser un proceso in-situ el firmante puede resolver cualquier duda con la persona que ha enviado el documento para firmar y realiza el acto de firma directamente en la Tablet sin necesidad de imprimir el documento ni posibilidad de manipularlo.

Para finalizar, el documento firmado es archivado automáticamente en la ubicación donde se encuentra el documento original, sin más trabajo adicional por parte del usuario.

El proceso es rápido y sencillo.

¿Cómo se implementa?

Al ser una solución desarrollada con el mismo lenguaje de programación en el que está hecho Content Server podemos paquetizarlo e instalarlo como si de un producto estándar se tratara.

El tiempo de implantación de reduce a unas pocas jornadas y su mantenimiento es mínimo a lo largo del tiempo.

Pregúntanos por más detalles y te haremos una demo del producto para que lo conozca.

Artículos relacionados  Signaturit, la nueva apuesta de Brait para la Firma Electrónica