Rentabilidad en la Automatización de Facturas

Estudios como «Jobs Lost, Jobs Gained» de McKinsey afirman que es posible automatizar hasta un 50% de la actividad laboral actual. Es decir, trasladarla a un proceso sin intervención humana, mediante una o varias de las tecnologías existentes, como RPA, IA, Robots… (de hecho, este mismo artículo, podría haberlo dejado en manos de inteligencia artificial, y haber dedicado mi tiempo a otras tareas, usando alguna herramienta como ChatGPT.).

Es viable automatizar un 50% de nuestro trabajo, pero no siempre resulta rentable.

La rentabilidad de la Automatización de Procesos depende de factores como, por ejemplo:

  • El coste de la tecnología. Por lo general, si la automatización está basada en una tecnología novedosa, tendrá un coste elevado. El precio disminuirá a medida que la tecnología se vuelva más corriente, se produzca en mayor cantidad y haya más profesionales con conocimiento en la misma.
  • El coste de la gestión de cambio. Hablamos del conjunto de esfuerzos necesarios para llevar a cabo un cambio en una organización. Introducir cambios en los procesos de negocio existentes, puede resultar a veces muy costoso, hablamos de actividades como la consultoría necesaria, el aprendizaje por parte de los empleados en la nueva tecnología o los parones en la actividad propia de la empresa que puede provocar un cambio.
  • La Magnitud del proceso a automatizar. Lógicamente, no es lo mismo, automatizar un proceso que se realiza 100 veces que 1.000.000.  Por ejemplo, en la industria del automóvil, se emplean masivamente brazos robóticos ¿pero esta tecnología es igual de rentable para todos? No, no es igual de rentable para una compañía como Toyota, que fabrica más de 8 millones de vehículos al año, que, para marcas como Ferrari, que únicamente producen 11.000 unidades.

Según esto, la automatización del proceso de facturación debería ser rentable. Hay tecnologías disponibles desde hace años, con soluciones para todos los bolsillos, que tienen un coste de implementación generalmente reducido, y que elimina miles de tareas repetitivas (algunas empresas llegan a gestionar incluso millones de facturas de proveedores).

La importancia de elegir el software adecuado

Acertar con la herramienta correcta es complicado, no sólo se trata de considerar características básicas del software como facilidad de uso, escalabilidad o precio, si no que tenemos que sopesar minuciosamente circunstancias propias de cada empresa, como, por ejemplo:

  • ERP en uso.
  • Volumen de facturas recibidas.
  • Existencia de Procesos de Aprobación.
  • Volumen de proveedores.
  • Solución de Gestión Documental en uso.
  • Formato de las facturas recibidas (papel, PDF, XML, etc.).

Son unos cuantos factores a considerar, a lo que tenemos que sumar que hay una gran variedad de soluciones disponibles en el mercado, por lo que es fácil errar.

Debido a esta complejidad, y para garantizar la rentabilidad de nuestra inversión, es recomendable siempre, realizar un asesoramiento profesional a la hora de elegir el software más adecuado.

En Brait, somos especialistas en la automatización de facturas. Trabajamos con las principales soluciones del mercado y las integramos con cualquier herramienta o sistema empresarial. Tras estudiar tu caso, te asesoraremos en la herramienta más indicada para tu empresa, y te valoraremos el ROI, garantizando de este modo, la rentabilidad de tu inversión.

No dudes en contactarnos, te ayudaremos a elegir la mejor solución para ti y tu negocio.

Artículos relacionados  Optimiza tu área de Cuentas a Pagar gracias a VIM